Evangelios APÓCRIFOS : Descubre aquí la vida OCULTA Y DESCONOCIDA de Jesús

  • 1
  • 11 mayo, 2019

Antes de la información, aprovechamos la ocasión para presentaros nuestro libro, el cual nos ha costado mucho tiempo de recopilación, trabajo e investigación, donde creemos que una vez termine de leer será usted consciente de la manipulación a la que ha sido expuesto el “Nuevo Testamento” por la religión Católica, y cómo ha eliminado y modificado radicalmente partes de este pues rompe con sus dogmas que nada tienen que ver con las verdaderas enseñanzas de Jesús.

¿Nació Jesús el 25 de diciembre?¿Fue Nazaret el lugar donde lo hizo?¿Era José su Padre realmente?¿Pudo ser su origen de otro mundo?¿Era un hombre normal y para nada divino?¿Tenía hermanos, mujer e hijos?¿Donde está sus descendencia?¿Lo apodaron el “niño asesino” cuando era pequeño?¿Es la religión católica una invención del emperador Constantino?¿Es Jesús una invención para manipular al pueblo?

El equipo de “Un Surco En La Sombra” responde a estas y muchas más incógnitas en un largo estudio que recopila teorías realmente diferentes a todo lo que se ha dicho públicamente de la vida de Jesús a lo largo de la historia. Nos sentimos orgullosos del trabajo realizado y poder dar la oportunidad de ver la otra cara de la moneda.

Después de la gran acogida que ha tenido, (Solo se ha podido vender formato físico en España) hemos decidido venderlo en formato digital a nivel mundial para que todo el mundo pueda disfrutarlo y hemos reducido el precio un 75% por lo que lo puede obtener ahora mismo en un click por $3.99 (3.60€)

 

Una vez dicho esto le damos las gracias por su tiempo y le mostramos la información que buscaba. Estamos seguros que será de su agrado y le hará que pensar

Numerosos pasajes de la vida de Cristo pertenecen, en realidad, a evangelios apócrifos, textos donde se relataba a los primeros cristianos todo tipo de anécdotas de la vida de Jesús

Pablo de Tarso no perteneció al círculo inicial de los doce apóstoles de Jesús de Nazaret, pero sus escritos constituyen la base de la mayor parte de la fe cristiana. Para él, lo verdaderamente importante en la vida de Jesús fue su muerte y resurrección. Sin embargo, algunos seguidores de Pablo, como los evangelistas Mateo, Marcos, Lucas y Juan, le enmendaron la plana: consideraban que la vida de Cristo también tenía importancia, y por ello compusieron sus evangelios. Pero con el paso del tiempo estas «vidas de Jesús» se quedaron muy cortas en detalles para los lectores, ávidos de saber más sobre el Mesías.

Los autores de los evangelios apócrifos intentaron llenar con sus historias los huecos que dejaban los cuatro evangelios aceptados por la Iglesia. Por ello abundan en datos sobre la vida oculta de Jesús y transmiten detalles de sucesos recogidos por los evangelistas. Por ejemplo, es en los apócrifos donde se dice que los Magos de Oriente eran reyes y se llamaban Melchor, Gaspar y Baltasar

Todo comenzó cuando Constantino fundó el cristianismo tal cual lo conocemos, realizando una reunión donde se seleccionaron los evangelios que irían en la Biblia. Allí varias personas descartaron algunos textos que no representaban a la Iglesia que ellos querían, y fueron enterrados, perdidos o destruidos.

Sin embargo, el tiempo no logró exterminarlos y ahora están siendo encontrados. ¿Son reales? Es difícil de determinar, en cuanto la propia religión está en cuestionamiento. Solo digamos que son un peligro para la actual Iglesia, una fuente de dudas para cualquier historiador y un tema de gran interés para todo curioso. Veamos qué dicen los evangelios apócrifos sobre la vida de Jesús.

Algunos evangelios problemáticos

Que dicen los evangelios apocrifos sobre la vida de Jesus 3

El Evangelio de María fue encontrado solo en parte y fue una verdadera sorpresa porque no se sabía nada de él. Es retratada como una de las discípulas de Jesús, e incluso, como la más especial, lo que ha costado varias críticas. En consecuencia, se asumió que es María Magdalena, aunque su nombre entero no está presente en ninguna parte del texto. Sin embargo, no fue escrito hasta el siglo II aproximadamente, aunque puede preservar algunas ideas de épocas anteriores.

El Evangelio de Pedro, por otro lado, tiene la única descripción existente de Jesús saliendo de la tumba y ha sido controversial por su contenido. Mientras algunos creen que es muy original, otros lo consideran una copia del Nuevo Testamento.

Sobre la resurrección de Jesús, describe a dos ángeles que lo llevan mientras los sigue una cruz que habla con el cielo. Esta es probablemente la parte más discutida, aunque muchos han dicho que es una cruz de santos resucitados, no una de madera.

El más importante

Que dicen los evangelios apocrifos sobre la vida de Jesus 2

Se dice que el Evangelio de Tomás es el más importante porque contiene enseñanzas de Jesús que debían ser leídas solo por unos pocos. Este conocimiento secreto no debía divulgarse y por eso se lo considera el más importante.

En cuanto al Evangelio de Judas, hay algunas reservas, debido a que se escribió en el siglo II y probablemente fue usado por algunas sectas de cristianos. Cuando se encontró estaba muy dañado y el texto no es fácil de leer, pero en su mayoría habla sobre la inocencia y fidelidad de Judas.

El documento Q

Que dicen los evangelios apocrifos sobre la vida de Jesus 4

Todavía no hay datos concretos sobre si el documento Q es realmente un evangelio o solamente una recolección de enseñanzas de Jesús. La letra Q viene de “quelle”, una palabra alemana que significa fuente. Contiene muchas enseñanzas que probablemente se transmitieron de forma oral hasta que los primeros misioneros las pusieron en papel.

A través de las palabras de los evangelios canónicos se ha deducido que podrían existir dos más: la narrativa perdida de la pasión y el evangelio de los signos. El primero habla sobre la interrogación a Jesús y su arresto, mientras que el segundo habla sobre los milagros que realizó durante su vida.

Todos estos textos son documentos históricos que retratan el avance de una religión durante el tiempo. La existencia o no de Jesús está puesta en duda, así como cualquier cosa que hayan hecho sus discípulos, aunque es una de las grandes figuras, pilar de la religión más popular de occidente. Los evangelios nos demuestran las contradicciones y luchas dentro de una institución poderosa.

La historia de la Verónica

Algo parecido sucede con la Verónica, la mujer que enjugó con un lienzo el rostro de Cristo mientras caminaba hacia la cruz. Su historia y su nombre sólo aparecen en el evangelio de Lucas: «Le seguía una gran multitud del pueblo y mujeres que se dolían y se lamentaban por él. Jesús, volviéndose a ellas, dijo: Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí; llorad más bien por vosotras y por vuestros hijos. Porque llegarán días en que se dirá: ¡Dichosas las estériles, las entrañas que no engendraron y los pechos que no criaron!».

«Verónica» es un vocablo grecolatino: vero icono, que significa «verdadera imagen» de Jesús

Pero este pasaje supo a poco a la piedad cristiana, que lo transformó en la historia siguiente, recogida en el apócrifo Muerte de Pablo: «Cuando mi Señor se iba por ahí predicando, y yo carecía de su presencia muy a pesar mío, quise que me pintaran su imagen, para que, mientras me veía privada de su presencia, me diese al menos consuelo su figura. Y cuando llevaba el lienzo al pintor para que me la pintara, mi Señor me salió al paso y me preguntó a dónde iba. Cuando le expliqué la causa de mi marcha, me pidió el lienzo y me lo devolvió señalado con la imagen de su venerable faz. Por consiguiente, si alguien mira con devoción su aspecto, obtendrá el beneficio de su curación». De hecho, «Verónica» es un vocablo grecolatino: vero icono, que significa «verdadera imagen» de Jesús.

La crucifixión

En el episodio de la crucifixión de Jesús, los apócrifos también rellenan las lagunas de los evangelios canónicos. Según estos últimos, a la izquierda y a la derecha de Jesús fueron crucificados dos bandoleros, que es como losromanos llamaban a los sediciosos que se oponían a su poder. El Evangelio de Nicodemo nos proporciona los nombres de estos bandidos. Allí se refiere que el prefecto romano Poncio Pilato, tras oír que los judíos desean la muerte de Jesús, decreta su muerte: «Tu raza te ha rechazado como rey. Por eso, he decidido que en primer lugar seas azotado según la costumbre de los reyes piadosos, y luego seas colgado en la cruz en el jardín donde fuiste apresado; y que los dos malhechores Dimas y Gestas sean crucificados juntamente contigo».

El largo viaje de la Sábana Santa, la historia de la Síndone

El largo viaje de la Sábana Santa, la historia de la Síndone

Uno de los episodios que más llaman la atención en la pasión de Jesús sólo aparece en el Evangelio de Juan: la lanzada de un soldado romano al costado de Jesús para hacer que su muerte acaeciera de manera segura. En este texto, el soldado es un personaje anónimo, pero el Evangelio de Nicodemo y una presuntaCarta de Pilato a Herodes Antipas nos revelan su nombre, Longino, y su cargo, centurión.

Jesús en los infiernos

Entre la muerte y resurrección de Jesús hay un oscuro episodio, que no aparece en los evangelios, pero sí en un par de breves alusiones de un escrito canónico, la Primera epístola de Pedro (3,19; 4,6): el descenso de Jesús a los infiernos. Este hecho se desarrolla en la segunda parte de un apócrifo, el Evangelio de Nicodemo. Unos cuantos sacerdotes, un levita y un doctor de la Ley cuentan cómo en el retorno de Galilea –donde habían sido testigos de la ascensión de Jesús hasta Jerusalén– les salió al encuentro una gran muchedumbre de hombres vestidos de blanco, que resultaron ser los resucitados con Jesús. Entre ellos reconocieron a dos que se llamaban Leucio y Carino, que les contaron los maravillosos acontecimientos tras la muerte del Maestro, entre ellos su visita a los infiernos.

El comienzo de la narración suena así: «Estábamos nosotros en el infierno en compañía de todos los que habían muerto desde el principio. Y a la medianoche amaneció en aquellas oscuridades como la luz del sol, y con su brillo fuimos todos iluminados y pudimos vernos unos a otros. Y al punto nuestro padre Abraham, los patriarcas y los profetas y todos a una se llenaron de regocijo y dijeron entre sí: “Esta luz proviene de un gran resplandor”. Entonces el profeta Isaías dijo: “Esta luz procede del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”». Los antiguos patriarcas comenzaron a regocijarse de inmediato con la liberación que se les avecinaba, mientras que Satán prevenía a sus huestes a fin de que se prepararan para «recibir» a Jesús.

Viaje por los escenarios de la Biblia

Viaje por los escenarios de la Biblia

Satán mandó reforzar las puertas del infierno, pero al conjuro de una voz celestial «se hicieron añicos las puertas de bronce, los cerrojos de hierro quedaron reducidos a pedazos, y todos los difuntos encadenados se vieron libres de sus ligaduras, nosotros entre ellos». Entonces «penetró dentro el rey de la gloria en figura humana, y todos los antros oscuros del infierno fueron iluminados. Enseguida se puso a gritar el Infierno mismo: “¡Hemos sido vencidos!”». Jesús tomó por la coronilla a Satanás y se lo entregó al mismo Infierno para que lo mantuviera a buen recaudo. Luego condujo a todos los patriarcas fuera del oscuro antro, comenzando por Adán y siguiendo por Henoc, Elías, Moisés, David, Jonás, Isaías y Jeremías, Juan Bautista…

La otra Iglesia

Así pues, los evangelios apócrifos satisfacían el interés de los primeros cristianos por la vida de su Maestro, alimentando su curiosidad con todo tipo de anécdotas que los escuetos evangelios canónicos no proporcionaban.Pero esta diversidad de testimonios y relatos sobre la vida de Cristo reflejaba una realidad que ya debió de darse al poco de su muerte. Así lo manifiesta el propio Evangelio de Lucas, que comienza con las palabras dirigidas por su redactor a un personaje llamado Teófilo: «Ya que muchos han intentado escribir la narración de los sucesos que se han cumplido entre nosotros, […] pareciome también a mí, después de haberme informado de todo exactamente desde su origen, escribírtelos por su orden, dignísimo Teófilo, a fin de que conozcas la verdad de lo que se te ha enseñado». El texto, compuesto hacia los años 95-100, nos indica que circulaban múltiples tradiciones sobre la vida de Jesús cuando habían transcurrido unos setenta años de su muerte en la cruz, ya que el autor aspiraba a ofrecer «la verdad» respecto a lo mucho que se decía sobre la cuestión.

Los apócrifos sirven para contrastar datos o dichos de Jesús que ofrecen los evangelios aceptados por la Iglesia

En tal sentido, los apócrifos sirven para contrastar datos o dichos de Jesús que ofrecen los evangelios aceptados por la Iglesia. Así, pueden hacer surgir dudas sobre la corrección de algunos pasajes canónicos. Es sabida, por ejemplo, la divergencia en la tradición aceptada por la Iglesia sobre quién fue la primera persona a la que Jesús se apareció tras su muerte: según Pablo de Tarso, fue el apóstol Pedro; según los evangelios de Juan y Marcos, quien primero lo vio fue María Magdalena; según el evangelio de Lucas, fueron dos de los discípulos de Cristo, de camino al pueblo de Emaús; pero según el Evangelio de los hebreos, apócrifo, fue Santiago, hermano de Jesús. Y en alguna ocasión los apócrifos pueden transmitirnos una sentencia de Jesús que probablemente sea verdadera, como el dicho número 83 del Evangelio de Tomás: «El que está cerca de mí está cerca del fuego. Y quien está lejos de mí está lejos del Reino».

Tras los pasos de los apóstoles: los viajes de una nueva fe

Tras los pasos de los apóstoles: los viajes de una nueva fe

Por otra parte, estos textos también permiten dibujar una imagen de la Iglesia primitiva diferente a la que terminó imponiéndose. Así, tanto el Evangelio de María (redactado a mediados del siglo II, y que convierte a María Magdalena en la primera apóstol, enfrentada a Pedro, a la que Jesús encomienda difundir las enseñanzas secretas) como el Evangelio de Felipe (del siglo III) defienden la imagen de una comunidad de seguidores de Jesús en la que tenían mucha importancia las mujeres, que luego fueron perdiendo terreno por la evolución masculinista de la Iglesia.

Precisamente ahí reside la importancia de los apócrifos: en el hecho de que posibilitan nuevas aproximaciones a las dos fuentes de la fe católica: las Escrituras y la tradición. Sin duda, el acercamiento al Jesús histórico debe hacerse a través de los documentos más cercanos a él en el tiempo: los evangelios canónicos. Pero sin olvidar los apócrifos, que desempeñan una función de contraste nada despreciable.

¿Qué opinas al respecto?

Fuente: http://www.nationalgeographic.com.es/historia/grandes-reportajes/evangelios-apocrifos_8743/6

http://www.vix.com/es/btg/curiosidades/6759/que-dicen-los-evangelios-apocrifos-sobre-la-vida-de-jesus

5 Comments

  • gilda brito dice:

    Todo creencias y no la voz del Alma. Cuando abran sus corazones y dejen que el Alma se comunique, sin leer nada porque son todo programas de la mente, alli reconoceran su Verdad.

  • Buenas Noches. Muy Apreciado Federico Márquez: El clero católico no se preocupa por dar a conocer el texto de otros evangelios porque no es necesario. Con lo que hay en el catecismo y la liturgia católicos basta para que la gente esté contenta. El evangelio de Jesucristo, también llamado testimonio de Jesucristo, es una Tesis Mesiánica superflua (hablando en términos filosóficos). El Cristianismo no es una Tesis Mesiánica salvadora, sino una señal disuasiva, enviada por Dios a través de sus dos mensajeros (testigos del Apocalipsis 11), Juan el Bautista y Jesús de Nazaret, a fin de que muchos, viendo los milagros y los hechos asombrosos de los mensajeros, cambiaran su manera de pensar. Sin embargo – como dijo el profeta Isaías – muchos indignos, no recibirían la Luz de La Verdad, porque por su manera de ser habían cerrado sus ojos, taponado sus oídos y endurecido su corazón, y no podían ser salvos. Más peor, (habíamos) enloquecido, lo cual se sugiere en el Apocalipsis 20: 1-4 con la palabra “decapitados”, que significa “sin cabeza”, sin uso de razón, sin la lucidez mental ideal para entender el evangelio. El evangelio o testimonio de Jesús, de ser la Piedra VIVA de Jacob (Génesis 28: 10-19), se convirtió en una roca de tropiezo para todos los judíos. El credo oficial del Imperio romano era el Judaísmo, pero el 90 por ciento de los fanáticos judíos se confundieron… perdieron la cabeza por causa de la PALABRA DE DIOS y el testimonio de Jesús, es decir, por causa de Constantino I “el grande”, y el testimonio que tenían, el catolicismo. Constantino I “el Grande” era una reencarnación del profeta Daniel… y el espíritu del profeta Daniel es es ángel Samael, al cual Dios envió como testigo, reencarnado como Juan Zebedeo, posteriormente como Constantino I Magno, y más adelante como Mahoma, el profeta de Alá… (1Reyes 22: 20-23)…! El catolicismo es un sinónimo de Islamismo, lo cual no niega en nada del carácter Experimental del Gnosticismo, en el Apocalipsis 9: 1-12. La señal de mentira, hecha por el ángel Samael Aun Weor (Aun Weor significa PALABRA DE DIOS), son las tres plagas: Catolicismo, Islamismo, Gnosticismo… Los que no murieron por las tres plagas, fueron muertos por la espada que salía de la boca del que montaba el caballo. – Apocalipsis 19: 11-21. – Saludos fraternal.

  • ¿Quien es quien? Yo soy quien Soy, diría por ahí el mismo Jesus, yo como creyente católico interpreto que todasd las lecturas son bastante importantes por los aportes que nos puedan dejar sin embargo, creo que la verdad por más que se tape, será revelada, tarde o temprano, hago las siguientes preguntas a todos y cada uno de los opinantes que componemos con nuestras oraciones las nuevas interpretaciones de la verdad, ¿por qué la iglesia a la que estamos por derecho o, por hecho afiliados No ha considerado reunir los evangelios faltantes a las escrituras canónicas?, creo que ya es hora de aprender a leer un poco más sobre la vida y obra de los pensadores protocristianos, cristianos y postcristianos que configurarían toda la visión y la misión que planteó el cristianismo primitivo y nos daría luz sobre las dudas cercanas del pensamiento cristiano que se desprendería, dejo a ustedes varios autores que pueden consultar desde el área de la filosofía patrística y la filosofía escolástica, para compolementar la visión que plantea Jesús (Cristo), San Agustín de Hipona con sus dos textos más famosos: la Ciudad de Dios ya las confesiones, luego Santo Tomás de Aquino, con las 88 tesis metafísicas, Summa contra los gentiles, Leonardo Boff y la interpretación de la cristología para la actualidad en el texto “la Teología de la liberación” (…), dejo el espacio para que ustedes me ayuden, nos ayudemos para hacer de este blogg un espacio mejor y un poco más aplicado, dejando de lado las palabras y misterio, enigma en un sitio menos enigmático. Buena tarde

  • Fer dice:

    Dejate de lucubrar y enmarañar a la gente. El entendimiento no es lo que ilumina a la persona sino la fé, hecho único e intransferible que no depende del razonamiento sino de la capacidad de confiar plenamente en Dios. Como dijo Pedro, “a quien iremos, solo Tú tienes palabras de vida eterna”. Yo ya elegí en quien confiar.

    Las teorías del que publicó más arriba son del gnosticismo, una secta antigua de gente que se llenaba la boca de palabras sin llegar a la plenitud de la verdad que es Cristo. Para lucubrar en serio mejor leer filosofía. La fé no tiene nada que ver con eso; es un hecho que surge en la persona que elige vivir a contramano de un mundo que ignora sistemáticamente a Dios.

  • La alusión que se hace de Jesús, se refiere a sí mismos en el momento de transformar radicalmente nuestras malas impresiones llenas de defectos (psicológicos), en una mejor imagen o perfil moral que nos convierte en Hijos de Dios por adopción, en virtud de la promesa. Al igual que Isaac, que si bien se analiza, no era hijo biológico de Abrahán. El Hijo del hombre, se refiere al hijo biológico, engendrado con semen. El Hijo de Dios, alude al varón eunuco nacido por endogénesis, un Óvulo fértil que se desarrolla a partir del principio femenino, propio en la mujer y ambivalente en los varones. Porque Dios creó al varón a su imagen y semejanza, y luego que el humano ha madurado, entra en un trance cataléptico bajo el cual es sembrado bajo el suelo, donde exuda de sus costillas una especie de gel, protoplasma que toma forma humana con género femenino. Unas son las “hijas de los hombres” y otra los Hijos de Dios, según el Génesis 6, 1-4. Pero cuando los Hijos de Dios se enamoraron de las hijas de los hombres, tomaron para sí de entre ellas a varias, y les engendraron hijos, nacieron los hijos de los hombres, varones y hembras humanas cargados de agnosia. Agnóstico es aquel que no recuerda nada de lo que ha visto y oído con anterioridad. El hombre perdió la clave de acceso a la memoria, y ya jamás pudo recordar qué fue lo que sucedió en realidad, ni porque las posteridades nacieron andróginas aunque no hermafroditas.- 1Corintios 11: 11-12.
    Cuando el hombre común Trasciende a la siguiente fase de su Gnosticismo (estado lúcido de la mente, con la memoria absolutamente abierta, y acceso a todos los archivos akáshicos), entiende que Jesús significa YO SOY y el CRISTO es la misteriosa Verdad de su existencia. Jesucristo significa YO SOY LA LUZ, y al Trascender, el hombre agnóstico y animalesco despierta, y se manifiesta en él mismo el Señor del cielo. Satanás no es un ser… Satanás es un estado mental agnóstico. Cuando Satanás (Uno mismo) reflexiona, se manifiesta en Uno mismo el Dios verdadero, La Luz que destruye al hombre antiguo pecador con el resplandor de inmarcesible de su venida…. !!! De esta manera, somos aceptados en el cielo en virtud de la promesa, es decir, en calidad de ADOPTIVOS. – Gálatas 4: 21-31.

Sus comentarios siempre son bienvenidos. Porque todos creamos "Un surco en la sombra" y nos nutrimos de vuestras opiniones

Regístrate GRATIS y te lo mandaremos a tu E-MAIL ESTA ES TU OPORTUNIDAD
A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com