¿A que no sabes cómo se limpiaban el trasero los romanos después de ir al baño?

  • 52
  • 31 marzo, 2019

Antes de la información, aprovechamos la ocasión para presentaros nuestro libro, el cual nos ha costado mucho tiempo de recopilación, trabajo e investigación, donde creemos que una vez termine de leer será usted consciente de la manipulación a la que ha sido expuesto el «Nuevo Testamento» por la religión Católica, y cómo ha eliminado y modificado radicalmente partes de este pues rompe con sus dogmas que nada tienen que ver con las verdaderas enseñanzas de Jesús.

¿Nació Jesús el 25 de diciembre?¿Fue Nazaret el lugar donde lo hizo?¿Era José su Padre realmente?¿Pudo ser su origen de otro mundo?¿Era un hombre normal y para nada divino?¿Tenía hermanos, mujer e hijos?¿Donde está sus descendencia?¿Lo apodaron el «niño asesino» cuando era pequeño?¿Es la religión católica una invención del emperador Constantino?¿Es Jesús una invención para manipular al pueblo?

El equipo de «Un Surco En La Sombra» responde a estas y muchas más incógnitas en un largo estudio que recopila teorías realmente diferentes a todo lo que se ha dicho públicamente de la vida de Jesús a lo largo de la historia. Nos sentimos orgullosos del trabajo realizado y poder dar la oportunidad de ver la otra cara de la moneda.

Después de la gran acogida que ha tenido, (Solo se ha podido vender formato físico en España) hemos decidido venderlo en formato digital a nivel mundial para que todo el mundo pueda disfrutarlo y hemos reducido el precio un 75% por lo que lo puede obtener ahora mismo en un click por $3.99 (3.60€)

 

Una vez dicho esto le damos las gracias por su tiempo y le mostramos la información que buscaba. Estamos seguros que será de su agrado y le hará que pensar


Los habitantes de la antigua Roma fueron famosos, entre otras cosas, por su afición a los baños y la higiene. La capital de la república fue la primera en la que sus ciudadanos tuvieron agua corriente en sus casas y fuentes públicas a las que una serie de acueductos suministraban el precioso líquido. Para conocer y admirar las costumbres romanas, tenemos decenas de ejemplos entre las ruinas más famosas: los Baños de Caracalla, la ciudad de Bath (que en inglés significa precisamente “baño”) y la recientemente descubierta Ostia Antica, un Spa con docenas de balnearios en las playas más cercanas a Roma. Bien conocido es el ritual del baño romano que, además de su inherente función profiláctica y purificadora, servía de lugar de encuentro donde los ciudadanos aprovechaban para socializar y conspirar. Pero por muy interesante que sea el ceremonial de la limpieza, dejaremos esa cuestión para un artículo próximo para concentrarnos en los aseos públicos.

Para empezar hay que decir que las instalaciones de este tipo en Roma hacían honor a su apellido, porque públicos sí que eran, y no sólo porque la entrada estuviese abierta a cualquier ciudadano, sino porque una vez dentro, las necesidades fisiológicas de senadores, soldados, comerciantes o artesanos se hacían a la vista de todos los presentes, sin pudor, y sin muros o mamparas separadoras entre los W.C. primitivos graciosamente esculpidos en piedra o hechos de madera. Tal cual, como si en los baños de un aeropuerto se eliminaran todas las divisiones y los apresurados viajeros tuviesen que descargar el producto residual de su proceso digestivo bajo la mirada perniciosa de sus vecinos. Una imagen dice más que mil palabras:

Así se vería un aseo público en la antigüedad:

W.C. romano

(Haz click para ver mejor)

Así es como se ven ahora:

Wc. romano

(Haz click para ver mejor)

Para nosotros, descendientes de aquellos hombres y mujeres que tan gustosos y alegres defecaban mientras comentaban el último debate en el senado, la moda presentada ayer por los diseñadores o el combate de gladiadores de la semana pasada, la vista de este espectáculo probablemente nos causaría nauseas, pero para ellos, no era más que la combinación de una necesidad fisiológica con otra social.

Más llamativo, si cabe, era el método que los visitantes a estos servicios utilizaban para limpiarse el trasero. A falta de papel, el instrumento en cuestión era una vara de madera con una esponja (muchas veces, literalmente, extraída del mar) atada a un extremo, o un paño o borra de algún animal. Si os fijáis en las ilustraciones, podéis ver los canalillos por donde corría  agua salada justo enfrente de los asientos para lavar las esponjas después de cada uso. Ignoro si las esponjas también eran públicas (en realidad lo eran) o cada ciudadano llevaba la suya propia, pero no pienso investigarlo más a fondo.

esponja-atada-palo-limpiar-trasero

Una segunda opción, en el caso de los aseos de los barrios más pobres, era simplemente usar la mano, que después se lavaba en una fuente especialmente instalada para ello, no creo que necesitéis más detalles. Lo mismo se hacía en el resto del mundo cuando no había otra cosa a la mano, excepción hecha de China, donde el papel se venía utilizando en la limpieza de las partes íntimas desde el siglo II a. C. Imagino que a estas alturas muchos de vosotros estaréis elevando una plegaria al inventor del papel de baño moderno, yo a veces lo hago.

Durante los años que he pasado estudiando a los romanos y sus costumbres, este ha sido el capítulo que más me ha llamado la atención. No me siento capaz de criticarlos por ello pues la verdad es que tampoco tenían muchas opciones, eran víctimas de las limitaciones de su tiempo. Lo importante es que muchos de sus baños han sobrevivido y nos han dado la oportunidad de conocer mejor la cultura de nuestros ancestros. Espero que, a pesar de lo desagradable que pueda ser el tema, vosotros lectores hayáis aprendido algo nuevo.

Si te ha gustado esta publicación y te gustaría llevarnos contigo donde quieras dale «LIKE» a nuestra página de facebook EN ESTE ENLACE.

http://cienciahistorica.com/2014/03/25/de-como-los-romanos-se-limpiaban-el-trasero-despues-de-ir-al-bano/

19 Comments

  • Jose Luis dice:

    De niño en la casa en el campo de mis abuelos, recuerdo haber usado una piedra, no habia ni cuarto de baño se hacia en el campo o en la cuadra, años sesenta.

  • Miguel Angel dice:

    Te limpias con una piedra con una piedra redondeada jejeje

  • Rolly Burgos dice:

    Me encanto leer tus. Notas muy interesantes saber de lo primitivo.de otra forma no nos enteramos nunca .Muy buenas las explicaciones;me gustó .Gracias!!!!!!!

  • Fernando F. dice:

    Por un lado, especificar, que si bien no se usaban los pantalones como los conocemos hoy en día si se usaban u a especie de ppantalones semejantes a los bavaros,atador por debajo de la rodilla, evidentemente más en invierno. Tambnien se usaban atados al tobillo. Por otro lado indicar que tanto los baños como los «aseos» zi eran mixtos, incluso hasta en la época de los reyes católicos en España. Y para terminar, aunque no se conocía el papel, al menos para esos menesteres ya que el papiro resultaba demasiado duro, si se conocía un jabón que mmásboien era una mmezclaa de aceites y sosa, que los romanos ssabíanmmás que los ratones coloraos y eran muy limpios.

  • marixa matute dice:

    Interesante y no conocian el olote

  • jaja que parida ponerse a investigar esto

  • Verdad Incomoda dice:

    Pero y la mano llena de caca te crees que las bacterias se quitan solo con «agua»¿?Indudablemente es mucho mas higienico el papel, luego ya te duchas por la noche.

  • Magally dice:

    Interesante artículo. Que alivio que exista el papel de baño.

  • César dice:

    Interesante. Una anacronía en la imagen: en la antigua Roma no se vestían pantalones

  • Paridiano dice:

    No es necesario irse a lugares remotos, ni tampoco muy atrás en el tiempo. Hasta hace bien poco, en cualquier pueblo de España, se iba a defecar a la cuadra o establo, con los animales. Nos limpiabamos con un manojo de hierba fresca, paja o viruta de madera. Después todo se juntaba con las boñigas, y servía de abono para las patatas.

  • Mamen zgz dice:

    A mí me hace pensar, en que pasado el tiempo, mucho tiempo, hallen resquicios de nuestra sociedad, y descubran asombrados que nos limpiábamos con papel, salva sea la parte, y se rían de nuestro método. Todo llegará, y ellos irán a su cubículo de aseo y se desocuparan en un artefacto que les dejará el culito como los chorros del oro.

  • polopapa dice:

    Si y no por que en estas épocas ya no solo es el escremento también hay que tomar en cuenta que hay muchas enfermedades que no solo con lavarse las manos que quitan tendríamos que hacer también anticuerpos para soportar enfermedades relacionadas con las eses

  • Samarkanda dice:

    Interesante post, siempre se aprende algo nuevo.
    gracias
    slds

  • pompilo dice:

    Falta un dato importante e inquietante: ¿eran mixtos? Un saludo.

  • Roberto dice:

    Jajaja me encanta cuando el autor del artículo dice: «el producto residual de su proceso digestivo», una forma elegante de llamarle a la mierda, cagada, caca.

  • S.G. dice:

    Está muy bien conocer la cultura de nuestros ancestros, pero no hace tanto aquí tampoco se usaba papel para ir a cagar. Pero no hace falta irse tan lejos, ni escandalizarse por ello. Tampoco se utiliza hoy en día en países como Marruecos y otros tantos países islámicos y del resto del mundo y lugares que no pueden producir papel, pero sí que cuentan con agua y la mano. Si lo piensas bien, es mucho más higiénico lavarse con agua, que no con papel. ¿O es que tú te duchas con papel? ¿A que no se va igual la porquería? Pues eso.

  • Abdul Wasay Korejo dice:

    (Y)

  • Yomero dice:

    No se si sabes para que son las hojas de las plantas
    arboles y se usaban antes que los chinos,. si no es asi se ve que no conoces ir a lugares remotos,..

  • Rodolfo dice:

    Muy interesante el tema, espero que pongas mas relacionados a la forma de vida en tiempos antiguos. Saludos desde Guatemala.

Sus comentarios siempre son bienvenidos. Porque todos creamos "Un surco en la sombra" y nos nutrimos de vuestras opiniones

Regístrate GRATIS y te lo mandaremos a tu E-MAIL ESTA ES TU OPORTUNIDAD
A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com