La pesadilla a la que ahora se enfrenta el asesino del león Cecil

  • 0
  • 2 agosto, 2015

Redacción – Dijeron que era español. Luego se descubrió que era americano. En realidad, la nacionalidad importa bien poco. Lo realmente dramático de todo esto es que un ser humano pagó 50.000 dólares por matar a un león. No, tampoco importa que ese león fuera el más bonito de Zimbabwe, un símbolo del país. Era una vida que fue arrebatada por placer.

El dentista posando con uno de sus trofeos de caza (no es Cecil el león de la foto) – .

ONGs trabajaron duramente para encontrar la identidad del cazador y las autoridades de Zimbabwe corroboraron de quién se trata. Se llama Walter J. Palmer y es un dentista de Minnesota, Estados Unidos. Es un experto tirador, un asesino implacable cuando tiene en su poder arco y flechas. Alguien que ahora ha de asumir el desprecio de la mayoría indignada que no entiende por qué siente placer al matar animales salvajes.

via trophy hunt america
via trophy hunt america

El cazador se disculpa, pero suena a una disculpa forzada (él mismo ha declarado que “no hizo nada mal”). “Todo fue legal… Lamento profundamente la muerte de Cecil”, ha dicho. Culpa a los guías y se justifica diciendo que no tenía ni idea de que fuera un león tan importante para ese país. Pero sabía perfectamente por lo que estaba pagando 50.000 dólares: tenían que sacar al animal del Parque Nacional de Hwange, porque allí hubiera sido ilegal matarlo. Lo hicieron con un cebo. Entonces el dentista mató a Cecil con un arco. El león vagó dos días, desangrándose. Le encontraron para rematarle, le cortaron la cabeza e intentaron arrancarle el GPS de rastreo que utilizaba la Universidad de Oxford para estudiar su comportamiento. Su cabeza se halló en Zimbawe.

Comunicado oficial de las autoridades con la identidad del cazador americano – ZCTF

Moralmente horrible. Socialmente aceptado. Es lo que ocurre en ese país, donde las cacerías son el pan de cada día. ¿Por qué? Por dinero. Entonces la ética se deja de lado. Porque importa bien poco a los que quieren una vida mejor. Lo vimos hace poco repasando un brillante reportaje sobre el gorila de montaña en África: los que intentan que la caza furtiva no tenga lugar son los que deciden hacerlo altruistamente. Y en África, tal y como están las cosas, los lugareños no tienen tiempo para ser altruistas.

via twitter

A este dentista de 55 años y padre de dos hijos, ya le empapelaron una vez por algo parecido. Mató un oso y arrastró su cadáver al coto donde la caza sí estaba permitida. El resultado fue una multa de 4.000 euros y un año de libertad condicional. También se le condenó a una multa por acoso sexual. Pero mejor eso vamos a dejarlo para hablar del tema que nos importa: Cecil.

Y es que el asesino de este ejemplar de león africano, especie por cierto que se ha visto reducida en un 90% en el último siglo por prácticas como la “pasión” de personas como Walter J. Palmer, vive estos días un auténtico calvario. Es centro de atención no solo nacional sino también internacional e incluso uno de los presentadores más famosos de la televisión norteamericana le ha dedicado unas palabras nada agradables.

YouTube

La red obviamente también se ceba con el dentista. Parece que usuarios de todo el mundo se hayan puesto de acuerdo para hundir la reputación de este médico con el objetivo de conseguir que nadie acuda a su clínica, para que no gane dinero y no se pueda permitir sus costosas monterías. Además de ser trending topic mundial, centenares de comentarios negativos se pueden leer en la página de Yelp de su clínica dental, la River Bluff Dental. Entre las cosas más bonitas que le han llamado está “psicópata” y le han deseado incluso “una muerte lenta y terrible”.

«Que la vergüenza caiga sobre ti por matar una criatura majestuosa. Los leones no deben ser matados por deporte! No apoyen este negocio: cazó y mató al león Cecil, un tesoro natural». – yelp
«Necesitaba una extracción, así que el Dr. Palmer me disparó en el cuello con un arco, y me siguió durante 40 horas. Entonces me desmayé del dolor y del cansancio, y pudo quitar mi cabeza entera» – yelp
«No pongan la salud de su familia en las manos de este dentista. Una persona que mata animales por placer nunca puede ser alguien en quien confíes» – via yelp
«Tu dijiste que amas cazar y lo hiciste todo legal. ¿Quién dijo que matar un animal fuera legal, quién? No hay nada legal en arrancar una vida» – yelp
Fuente: http://www.cribeo.com/actualidad/8232/la-pesadilla-a-la-que-ahora-se-enfrenta-el-asesino-del-leon-cecil

Sus comentarios siempre son bienvenidos. Porque todos creamos "Un surco en la sombra" y nos nutrimos de vuestras opiniones

Regístrate GRATIS y te lo mandaremos a tu E-MAIL ESTA ES TU OPORTUNIDAD
A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com