¿Sabes por qué el año COMIENZA el día 1 de Enero? Descúbrelo AQUI

  • 2
  • 20 noviembre, 2017

La decisión de comenzar el año en enero tiene su origen en la antigua Roma, en el siglo II a.C., pero durante la Edad Media el inicio del año se celebraba en la Navidad, la Encarnación o la Pascua. La historia de nuestro calendario, el más usado del mundo, es el resultado de aproximaciones sucesivas del año civil al año astronómico que marca las estaciones.

El día y el año (tal y como está definido hoy) tienen su fundamento en el movimiento de la Tierra sobre sí misma y en torno al Sol. El día y el año son pues los ladrillos de un calendario solar. Sin embargo, el mes es una unidad basada en el movimiento de la Luna y forma la base de los calendarios lunares. La semana, una unidad intermedia muy conveniente para organizar los días de trabajo y de descanso, corresponde aproximadamente a una fase lunar.

Nuestro calendario actual es obviamente solar, pero sus orígenes se remontan al antiguo calendario romano que tenía un fundamento lunar. En la antigua Roma, varios siglos antes de nuestra era, el año era una sucesión de diez meses: Martius (dedicado a Marte), Aprilis (del latín aperire, abrir, por los brotes vegetales), Maius (por la diosa Maia), Junius (por Juno), Quintilis (el mes quinto), Sextilis (sexto), September (séptimo), October (octavo), November (noveno), y December (décimo).

El año comenzaba el primer día (calendas) de Marzo, bajo los auspicios del dios guerrero, pues esta era la fecha que marcaba el inicio de las campañas militares con la designación de los cónsules. Los meses comenzaban con la luna nueva, algo que era difícil de determinar observacionalmente (precisamente porque en esa fase la luna no es visible).

Numa Pompilius trató de acompasar el calendario romano a las estaciones añadiendo de manera permanente dos meses al final:Ianarius (dedicado a Jano, mes 11) y Februarius (de februare, purificación, mes 12).

A mediados del siglo II a.C., las campañas militares lejos de Roma (y concretamente en Hispania) requerían nombrar a los cónsules con suficiente antelación al comienzo de las actividades. En el año 153 a.C. se fijó el principio del año en el día 1 de Ianarus (en lugar del 1 de Martius), fecha en que se pasó a realizar el nombramiento de los cónsules, esto es, dos meses antes del comienzo de las campañas.

Gracias a los dos meses adicionales introducidos por Numa Pompilius, el año había pasado a tener unos 355 días, pero aún así era demasiado corto respecto del año de las estaciones. Ocasionalmente se introducía un decimotercer mes, algo también propicio a manipulaciones por intereses políticos o económicos. En el año 46 a.C. el año del calendario se encontraba desfasado unos tres meses respecto de las estaciones y seguía reinando el desorden.

Reticencias con Enero

Este calendario, denominado juliano en memoria de Julio César, permaneció válido durante más de dieciséis siglos. Pero durante muchos de estos siglos, los católicos se resistieron a celebrar el principio del año en un mes dedicado a una deidad pagana.

En la Edad Media, diferentes pueblos de Europa tenían por costumbrecelebrar el principio del año en fechas de significado religioso. Dependiendo del estado europeo, se utilizaba el ‘estilo’ de la Navidad (el año comenzaba el 25 de diciembre), el de la Encarnación (25 de marzo), o el de la Pascua (¡con el año comenzando en fecha variable!). Y en algunos de los estados se cambiaba a veces. Por ejemplo, en Aragón se utilizó el estilo de la Encarnación hasta 1350, y entonces se cambió al de la Navidad que permaneció hasta principios del XVII. En pocos estados (por ejemplo Polonia, desde 1364) se utilizó el estilo de la Circuncisión, con el año comenzando el 1 de enero.

El inicio del año el 1 de enero se hizo obligatorio en muchos estados europeos a partir del siglo XVI. Se impuso en Alemania mediante un edicto hacia 1500; Carlos IX lo decretó en 1564 en Francia y entró en funcionamiento en 1567; en España se generalizó hacia el siglo XVII (en el XVIII en Cataluña), y en Inglaterra hubo que esperar hasta 1752.

Del juliano al gregoriano



Con el transcurso de los siglos, los 11 minutos de diferencia en la duración del año juliano y del trópico, generaron una deriva muy significativa. A finales del siglo XVI, a pesar de la corrección introducida en el concilio de Nicea (año 325 d.C.), el equinoccio de primavera (muy importante para la Iglesia, pues determina la fecha de la Pascua) caía hacia el 11 de Marzo, es decir, 10 días antes de la fecha que la Iglesia le había impuesto en Nicea. Esta situación llevó al papa Gregorio XIII a realizar una importante reforma en 1582, año al que recortó 10 días.

En el excelente calendario resultante, denominado gregoriano, vigente hasta hoy, el año tiene una duración media de 365,2425 días. Pero aún contiene diferencias significativas respecto del año astronómico (el año gregoriano dura 26 segundos más que el trópico) y aún conserva numerosas curiosidades y elementos peculiares. Por ejemplo, sigue conteniendo años bisiestos , pero se suprimieron los años seculares de entre tales bisiestos (salvo aquellos que son divisibles por 400).

  • El término calendario deriva del latino calendas que se empleaba para denominar el día inicial de cada mes. Calendas, a su vez, procede del verbo calare (llamar). A primero de mes los cobradores reclamaban los tributos y, para ello, llamaban a los ciudadanos a gritos. El libro en el que estos cobradores anotaban sus cuentas se denominaba calendarium…
  • En Inglaterra, el inicio del año en el 1 de enero se decretó en 1752 (antes se celebraba el 25 de marzo). Para ello hubo que suprimir enero, febrero y veinticuatro días de marzo del año 1751, que sólo tuvo 282 días (del 25 de marzo al 31 de diciembre). Al mismo tiempo, se impuso el calendario gregoriano para lo que hubo que suprimir 11 días de 1752 (en lugar de los 10 que fueron necesarios cuando se instauró la reforma por vez primera en 1582). Al miércoles 2 setiembre de 1752 siguió el jueves 14 de setiembre. Lord Chesterfield, promotor de las reformas, tuvo que aguantar sátiras en las que se le reclamaba: “Devuélvenos nuestros once días


Hay pocas cosas tan astronómicas como el ciclo de los años, pues al fin y al cabo, como todos sabemos el año es el periodo de tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta alrededor del Sol. ¿O no es así excatamente?

Casi todas las fiestas del calendario son de orígen astronómico, aunque luego las religiones las hayan asimilado parcialmente (no sólo el cristianismo, que por ejemplo hay hecho coincidir la antiquísima e importante fiesta del solsticio de invierno con la celebración de la Navidad).Todos podemos pensar en lo esencial que es para la organización de la sociedad disponer de un calendario, pero no sólo es importante, es y ha sido imprescindible para nuestra supervivencia, por ello se han celebrado y conmemorado los ciclos temporales de la naturaleza: las estaciones, el año, etc.Aunque para ser precisos, los calendarios y lo que entendemos por un año no es exactamente una vuelta alrededor del Sol. Vamos a explicarlo, pero antes aclaremos algo sobre el calendario: hay unos cuarenta calendarios en uso en la actualidad (todos con base astronómica), aunque el calendario civil usado en las relaciones internacionales y en la mayoría de los países es el calendario gregoriano. Este calendario pretende aproximarse al tiempo tarda la Tierra en ir de equinocio a equincio, o dicho de otra manera: de primavera a primavera, y se llama año trópico, que son 365,242190 días solares medios o 365 días 5 horas 48 minutos y 45,19 segundos. El calendario tiene un método (en el que no vamos a entrar ahora) para evitar estos decimales haciendo que los años estén formados por un número entero de días, unos años son de 365 días y otros de 366 días.Pero el tiempo de equinocio de primavera a equinocio de primavera no es exactamente una vuelta alrededor del Sol, es un poco menos que una vuelta alrededor del Sol (tomando como referencia las lejanas estrellas, lo que llamamos año sidéreo). La verdadera vuelta alrededor del Sol dura 365,256363 días solares medios o 365 días 6 horas 9 minutos y 9,8 segundos, es decir que la Tierra tarda 20 minutos y 24,61 segundos más en completar una vuelta que en ir de equinoccio a equinocio.Esto es debido a que los equinoccios y las estaciones se definen por la inclinación del eje de rotación terrestre y su posición respecto al Sol y esto varía con el tiempo. Con el paso del tiempo el eje de rotación de la Tierra cambia de posición, ahora el eje apunta hacia la estrella polar, pero en unos miles de años estará apuntando a otra estrella y en unos 20.000 años volverá a apuntar a la polar. Así que durante la vuelta alrededor del Sol el eje cambia un poco y la Tierra vuelve a tener orientado el eje a su posición de equinoccio (simplificando) un poco antes de terminar de dar la vuelta.Como resumen, podemos observar el siguiente gráfico:

Esta publicación es propiedad es: http://aracelirlunpocodehistoria.blogspot.com.es/2015/12/porque-el-ano-comienza-el-dia-1-de.html

Sus comentarios siempre son bienvenidos. Porque todos creamos "Un surco en la sombra" y nos nutrimos de vuestras opiniones

Regístrate GRATIS y te lo mandaremos a tu E-MAIL ESTA ES TU OPORTUNIDAD
A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com